DEVOLUCION ACCIONES BANKIA: Recuerda que las prisas no son buenas…

El pasado miércoles, en la Sala de Audiencias del Juzgado, ante una reclamación por acciones de Bankia, Su Señoría, dirigiéndose al letrado de Bankia y sin apenas mediar un “buenos días”, le espetó: ¿Irá Vd. a allanarse, no?. El compañero, sorprendido, contestó tímidamente: “No, señoría. Hoy no. No tengo instrucciones de mi cliente”.

Los productos tóxicos bancarios –Swaps-

La reciente Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de enero de 2016 abre una nueva puerta para los afectados por los ya conocidos como productos bancarios tóxicos, y concretamente, en este caso, nos referimos a los swaps. Además esta Sentencia, también tiene como novedad, que trata el swap de una mercantil, a las cuales no se les ha considerado como consumidores y se les había dado un trato distinto en nuestros juzgados.

¿Tiene acciones de Bankia? No espere para reclamar, le apoya el Tribunal Supremo

Esta semana hemos conocido la sentencia de nuestro Tribunal Supremo que de forma concluyente establece que las cuentas formuladas por Bankia cuando salió a bolsa y seguidamente puso en venta sus acciones, no estaban correctamente formuladas abriendo la puerta a que todos los particulares recuperen su inversión. Os dejamos el texto íntegro de la sentencia aqui.…

¡Cuidado! … semáforo en rojo

Si el lector de este blog es de Madrid o sus alrededores, puede ser víctima del sistema “foto-rojo”; invento éste de los ayuntamientos, no sólo el de la capital sino de otros importantes municipios que sirve para engrosar las arcas municipales aumentado la recaudación por multas de tráfico. Precisamente en días pasados se hacía eco la prensa de la intención del Ayuntamiento de Madrid de colocar nuevos dispositivos que fotografían a los vehículos que se saltan el semáforo en rojo. Lo curioso de la noticia radica en que son numerosas las resoluciones judiciales que se han pronunciado contra el sistema, por ser poco fiables las cámaras que toman las fotografías al no estar sometidas a ningún control de metrología ( como exige el artículo 70.2 de la Ley de Seguridad Vial) , lo que por el contrario sí ocurre con las cámaras de los radares de las carreteras, o por ejemplo el “etilómetro”, ese aparatito en el que habrá soplado si ha sido sometido alguna vez a un control de alcoholemia ( alguna sentencia absolutoria se ha obtenido por no acreditar que el aparato hubiese pasado por las revisiones reglamentarias).

“La princesa esta triste…que tendrá la princesa…”

“La princesa esta triste…que tendrá la princesa…”.Como ya comentamos al inicio del mediático juicio en el que por primera vez en la historia se sienta en el banquillo una Infanta de España, entre las cuestiones previas que han planteado las partes, se alegó por la defensa de la infanta la llamada “doctrina Botín”. Recordemos que la aplicación de esta doctrina suponía el sobreseimiento  libre y archivo de la causa penal contra la Infanta, ya que tan sólo existe acusación por el Sindicato de Funcionarios Manos Limpias, que es quien ejercita dicha acción popular, mientras que ni Ministerio Fiscal, ni el Abogado del Estado ejercita acusación contra ella, y en aplicación de la citada doctrina, procedería estimar la falta de legitimación de la acusación popular.  Pues bien, la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca ya ha resuelto sobre su aplicación y en Auto de fecha 29 de enero de 2016 establece:

¿HACIENDA SOMOS TODOS?

Recientemente escuchábamos, en un juicio bastante mediático, que “hacienda somos todos” es simplemente un eslogan publicitario, dicha afirmación sigue a día de hoy retumbando en mi conciencia como si de eco se tratase, pero claro, yo, persona creyente donde las haya, y que por regla general confió en que la gente no engaña por sistema siempre creí y creo que los eslóganes publicitarios, creados por profesionales publicistas, eran una frase directa, atractiva, concreta que evita abstracciones y que se relaciona directamente con el producto que se quiere vender o con el mensaje que se nos quiere transmitir, así lo creo cuando veo los spots publicitarios de la dirección general de tráfico, los cuales son tremendamente realistas, por otro lado realidad que pese a no suceder continuamente se da y eso es lo que el publicista en ese momento quiere transmitir el realismo y la crudeza que suponen las conductas inadecuadas al volante.